martes, 15 de diciembre de 2009

la memoria

Mi madre se sabía una poesía inmensa, de la que yo apenas logré aprenderme el estribillo, decía así:


De no existir la memoria,
no habria ningún hombre cuerdo:
no existiría la historia,
ni la fama, ni la gloria,
ni el menor remordimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada