viernes, 11 de junio de 2010

divagando sobre la motivación de correr

ualquier persona se anima a hacer algo, debido principalmente a que se logran unos objetivos. Además si estos se ven en modo rápido, y no me refiero al plazo de horas sino de de semanas, se genera una fuerza interior que nos empuja a seguir con estas actividades. Esto es el modo más simple de motivación

El deporte, tomado como actividad lúdica, tiene estos beneficios, porque en seguida puedes apreciar cambios a mejor. Al mismo tiempo que te ayuda a vencer las dificultades y los problemas que innegablemente van surgiendo como respuestas a este mismo deporte.

El deporte lúdico te ayuda a ser fuerte, tenaz, constante, a controlar a tu cuerpo desde tu mente, a sobrellevar los momentos en los que aparece " el muro". Y todas estas experiencias las podemos aplicar a otras facetas de nuestra vida.

¿Por qué empezamos a correr? esto casi siempre tiene que ver con motivos de salud, a menos que hayas empezado desde la infancia, y sea una actividad natural, un juego en sí mismo.


¿Por qué seguimos corriendo?¿Qué nos empuja a mejorar, a superarnos? Aparte de unas innegables mejorias físicas, también nos vamos ampliando nuestras metas, casi sin darnos cuenta. Ahora puedo correr dos minutos, mañana intento tres. Ahora puedo correr 10km, mañana intento 11km. Porque a todos nos gusta esa satisfacción que produce superar nuestros retos.

¿Cuándo nos frustamos? Cuando nos hemos puesto unos
objetivos tan elevados para nuestras posibilidades que son imposibles de alcanzar. En ese caso, necesitamos una estrategia global que nos lleve a recuperar el entusiasmo de nuevo. Se trata de dividir este objetivo grandote, en mini-objetivos que puedan ser alcanzados más fácilmente. Y nos lleven así a recuperar el entusiasmo que antes teníamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada