viernes, 11 de junio de 2010

extraña simbiosis

Hay una extraña simbiosis entre los atletas profesionales y las carreras populares.

Parece que los profesionales, los que su trabajo es correr, tienen que dejar el olimpo de los dioses por un rato y bajar a la arena de los humanos para participar en algunas carreras populares y así darles "caché". ¿Se lo dan? Por otro lado, ¿hay gente que se apunta expresamente a una carrera porque vaya a correr tal o cual profesional? ¿o nos apuntamos simplemente por que nos gusta correr?

A mi no me interesa si corre Pin o Pon, pero veo que hay gente que se entusiasma por competir "al lado de" alguno de ellos y medir su fuerzas. No lo entiendo mucho, supongo que porque yo estoy a años luz de la "marquitis", y esto para mí es una diversión secundaria. ¿Os imaginais que un atleta popular-amateur, gane en una competición popular a un profesional? ¿se ha dado alguna vez? ¿Resultaría chocante? ¿divertido? ¿excitante?


Veamos, voy a hacer una suposición más en mi línea de "gustos supremos": ¿me gustaría competir con Einstein sobre quien sabe más sobre la teoria de la relatividad? ¿O debatir con Dijkstra, sobre su algoritmo? ¿O pelear dialécticamente con Ernest Rutherford sobre las emisiones radioactivas?

Mmmmm.... no, realmente no. Pero es que, aunque me encantan las disquisiciones, sería como una pérdida de energía tan grande, que considero que la puedo emplear en otra cosa.
Correr, por ejemplo ¿O no? ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada