jueves, 26 de abril de 2012

Pasar por idiota a los ojos de un imbécil es un deleite de exquisito buen gusto - Georges Courteline





Y el deleite es mayor si cabe, cuando el imbécil ha pasado, o sobrepasado, a una categoria superior: la de gilipollas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada