viernes, 11 de noviembre de 2011

disquisición sobre "Leones por corderos"


He estado viendo en la tele, la peli "Leones por corderos", y me ha impactado. Me ha hecho pensar. 
Me gustan las pelis que me hacen pensar, que me chocan, que me estimulan intelectualmente.

Lo cierto es que no la he entendido mucho y esperaba más. Como suele pasar, cuando estoy en casa, se me ocurren cientos de cosas para hacer al mismo tiempo que veo la tele, y en este caso, los diálogos eran tan profundos, que debería haberme quedado sentada sin hacer nada, como en el cine.

Aún así, las palabras del profe, las contestaciones del alumno, me han servido como despertador. Hacía tiempo que nada espoleaba mi intelecto así. 


Realmente estamos todos dormidos. Nos dejamos conducir como el ganado, siguiendo a un pastor que sólo piensa en su beneficio propio. ¿Y todo para qué? 


A veces comprendo las cosas como si fuera un cubo de rubik, nunca lo consigo terminar, cuando parece que voy a conseguir una cara completa, de repente, no sé como todo me descoloca otra vez. Y lo dejo por imposible. Eso pasa con mi visión de la realidad. A veces, todo cobra sentido, y ves lo que hacen los líderes mundiales, y patrios, con todos nosotros, cómo nos mienten, como nos camelan, cómo deforman la realidad, hasta que parece que todo es al revés de lo que han hecho/están haciendo. y digo ¡cielo santo! hay que hacer algo, ¿pero qué?

Decian en la peli: "El problema no es con la gente que inició esto. El problema es de todos nosotros que no hacemos nada."

Sí, es cierto,  no hacemos nada, ni individualmente, ni colectivamente.

Es penoso, ver cómo se ha dejado de razonar.

Lo que surgió como un esperanzador movimiento, se ha quedado en una soberana estupidez:: la plantada de tiendas en la puerta del sol, ha sido tan emocionante como si las hubieran plantado en un parque de niños, y se hubieran contentado con jugar con los cubos y las palas.

Me gustan los debates sosegados y constructivos, pero son cada dia más difíciles de lograr. Aunque sólo sea hablar por hablar. Quizá es que me muevo en un reducto reducido, en el que no queremos escarbar demasiado, por si acaso. Pero, veo que pasa lo mismo dentro de la red. Es imposible sacar un tema de debate interesante, y si se consigue uno, resulta que las respuestas son tan pueriles, que ya las oía yo cuando era adolescente y si dices esto (pongo los ojos en blanco mirando hacia el cielo: no tengo mano izquierda) se sulfura el personal y alguno acaba diciendo todo pomposo que tiene 34 años y que cuando tenía 15 se dedicaba a cosas más intrascendentes. Sería para reirse sino fuera tan patético, y penoso.

¿Tú puedes abstraerte y ver la realidad que te rodea como si miraras a través de un microscopio objetivamente? ¿estudiar a unos y a otros y hacer abstracción de lo que decimos para sacar conclusiones independientes? ¿lo haces con los políticos?
Yo todavía no puedo, soy demasiado pasional, y acabo enzarzada siempre en "violentas" peleas dialécticas, cuando lo que quería era un debate tranquilo y escuchar opiniones de todo tipo.


Suena el teléfono, la lavadora también dice que ha acabado, el niño de al lado llora, y tengo que pensar que me hago de comer...
La realidad se impone de nuevo y, como con el cubo de rubik, dejo mis disquisiciones, sin haber llegado ni siquiera a empezar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada